Diseño Gráfico | Arte y Pintura
230
post-template-default,single,single-post,postid-230,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Creatividad

Arte y Pintura

Echando un vistazo rápido a los últimos siglos, asumimos como denominador común aquellos cuadros que miran como protagonistas objetos cotidianos, pinturas en las que el artista plasma su realidad a través de sus instrumentos. Un género que algunos consideran manido pero que todos han usado haciéndolo propio, transformándolo a su manera. Son los bodegones, las naturalezas muertas, el still life. Esos objetos que observamos como si se encontrasen en escaparates. Los relojes de Dalí, la biblioteca donde lee Barceló o las turbinas de José Manuel Ballester son, sin saberlo, parte de ellos.

“Ha sido una constante en muchos artistas. Este género que, se dice, comenzó en el siglo XVII en Holanda, ha llegado hasta nuestros días amoldándose a los distintos movimientos y a los distintos artistas que los han representado”, asegura Kosme de Barañano, comisario de la exposición Naturaleza muerta. Pintura española siglos XX – XXI, que acoge la galería Marlborough de Madrid hasta el próximo 16 de junio. Casi 60 obras de 42 artistas , que van desde un Sorolla de 1901 a un Gordillo de 2016, pasando por obras de Tápies, Chillida o Antonio López

Así, Kosme pretende realizar una reflexión sobre este concepto, centrándose en los últimos siglos y en nuestro país, entendiendo la representación de los objetos como iconos y otorgando a su composición un mensaje filosófico, religioso… “Al final, todo bodegón nace bajo la apariencia de pintura naturalista, como si las frutas estuvieran tomadas del árbol dos minutos antes, como en los cuadros de Antonio López, pero no deja de ser una construcción extremadamente pensada. El bodegón evoca un Zeitgeist, un espíritu del tiempo, una búsqueda del tiempo perdido”, explica el comisario.

La exposición se divide en tres épocas, en tres movimientos que han acogido, a su manera, a estos bodegones. “Tras la vanguardia cubista parece que la pintura de género desaparece de la práctica, como si la realización de bodegones fuera únicamente para los pintores académicos. Pero ésta es una apreciación enormemente equivocada“, asegura Barañano señalando las dos obras de la pintora María Blanchard que contiene esta muestra y mencionando La persistencia de la memoria, de Dalí, Bodegón del zapato viejo, de Miró y Trois têtes de mouton, de Picasso.

Juan Gris, Benjamín Palencia o Antoni Tápies son otros de los artistas que se incluyen en Naturaleza muerta y que están acompañados por una selección personal del comisario de artistas de la última generación. “Lulu Figueroa, Claudio Bravo, Alfonso Albacete, Manolo Valdés, Alberto Corazón o Xavier Valls son algunos de los que se han rendido al bodegón en los primeros años de este siglo y que muestran que el género sigue vivo. La gente se cree que cuando hablamos de naturalezas muertas hablamos de conejos colgados y nada más lejos de la realidad”.

Dos siglos representados por los objetos fetiche de algunos de sus artistas más relevantes. “Los libros aparecen en multitud de obras. He colocado el autorretrato de Barceló leyendo, que tiene una fuerza extrema, en frente de las neuras de Luis Gordillo, como si pudiésemos ver lo que esa lectura está provocando en su cabeza”, añade.

 

Fuente: http://www.elmundo.es/cultura/2016/05/13/5735a70bca474142778b4671.html

Ingresar un comentario

happy wheels