Los autos del futuro afrontan un dilema: ¿Movidas de marketing o proyectos empíricos?
Los autos del futuro afrontan un dilema: ¿Movidas de marketing o proyectos empíricos?

El futuro de los autos podrá no corresponderse con los autos del futuro. El orden de los factores alteraría el producto final. Lo que queda evidenciado es el obstinado deseo de la industria automotriz por anticiparse, por retratar hoy los modelos del mañana. Una visión actual y comercial del potencial de la tecnología al servicio de la automoción. Una proyección del marketing o una planificación de la ingeniería.

¿Qué son, entonces, los autos del futuro? La incertidumbre abre el juego. Los seis modelos que integran una lista de anuncios promocionados con estridencias venden mucho brillo y cotillón pero aún no hay una certeza definitiva de que esos modelos se construirán en un futuro tal cual se diseñaron en la actualidad. El prototipo crecerá hasta convertirse en fabricación en serie o perecerá con nostalgia de sus minutos de fama, cuando fuera exhibido como una joven avidez de futurismo.

El modelo F 015 Luxury in Motion de Mercedes-Benz recrea el plan futurista de la firma germana
El modelo F 015 Luxury in Motion de Mercedes-Benz recrea el plan futurista de la firma germana

El escenario se da, en especial, en una época de transición. Muchas estrategias de diseño, fabricación y tecnologías fueron sometidas a profundos estudios, debido a la demanda y exigencia de la aplicación de las energías sustentables, el cuestionamiento del tráfico de las grandes urbes, la moda de la personalización y customización, la pretensión de la siniestralidad cero y el nuevo sentido del ocio vehicular ,por la aparición de tecnologías de conducción autónoma. El auto del futuro debería tener mucho de todas esas valoraciones.

Los diseñadores e ingenieros de cada compañía pretenden corporizar las tecnologías de avanzada en un único concept car que abra las puertas del futuro. Su lanzamiento siempre está ligado a pomposas presentaciones en grandes salones internacionales del automóvil. Su necesidad por dominar la escena, su ambición por provocar sensaciones de crítica y admiración también son motores válidos.

Algunas ideas de lo que la industria automotriz entiende como autos del futuro: nada de trenes aéreos, coches voladores, taxis drones, Hyperloop. Son sólo modelos de las principales compañías que materializaron sus conceptos futuristas en creaciones sorprendentes, casi utópicas.

Faraday Future ZERO1

El FFZERO1 recogió críticas por tratarse de un modelo inviable en la producción en serie
El FFZERO1 recogió críticas por tratarse de un modelo inviable en la producción en serie

El FFZERO1 es el batimóvil del futuro. Eléctrico, sustentable, aerodinámico, inteligente y autónomo. Ante su esperada presentación, la prensa especializada respondió con escepticismo al sospechar de su practicidad. Fue acusada de “futurismo mal entendido” y la crítica consideró que es sólo un modelo a escala, un chasis construido sobre la plataforma mecánica de la marca, que carece de desarrollo para materializar su plan pretencioso. Una mera maniobra publicitaria, algo llamativo sobre cuatro ruedas para tener que fotografiar. De todos modos, la compañía Faraday Future, de capitales chinos y con base en Estados Unidos, promete iniciar la producción de esta máquina en 2017. El revolucionario prototipo fue develado en la CES 2016 de Las Vegas y luego relanzado en el Showcar de Detroit, también a principios de año. Es un monoplaza, un bólido que presume de sus cuatro motores eléctricos, capaz de erogar una potencia de 1.000 CV, acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tres segundos y alcanzar una velocidad punta de 322 kilómetros por hora.

BMW Vision Next 100

En su centenario de vida, el Grupo BMW creó la familia de los “Vision Next 100”
En su centenario de vida, el Grupo BMW creó la familia de los “Vision Next 100”

“Vision Next 100” es un departamento de estudio, investigación y perspectiva que el Grupo BMW autorizó para contemplar y adivinar el mañana. De su gen se desprenden el BMW futurista y dos excéntricos modelos de Mini y Rolls-Royce, hijos de la nueva familia de la compañía alemana. La firma propone un punto de vista anclado en el 2016 con valor de proyección a 2116. Obedece a una línea transversal a todas sus marcas, una plataforma de lanzamientos de prototipos futuristas, una mezcla de enfoque, imaginación y fantasía. Su esencia es el placer y el deleite a bordo de un auto. Ese modelo, que celebra los 100 años de la compañía que recién pronostica su lanzamiento para tres décadas, permitirá dos opciones de manejo: “Ease mode”, autónoma y relajante, o “Boost mode”, conductiva e intensa. Vision Next 100 combina atracción, aerodinámica, inteligencia, autonomía, eficiencia y placer al volante: una metáfora en sí mismo.

Mini Vision Next 100

El Mini Vision Next 100 es un modelo futurista del tradicional modelo británico
El Mini Vision Next 100 es un modelo futurista del tradicional modelo británico

El Mini Vision Next 100 devela lo que el Grupo BMW entiende como futuro bajo la esencia intransferible del pequeño utilitario de raíz británica. Sus principales atribuciones encarnan los conceptos de diversión, personalización y conducción autónoma. Y sugiere una revolucionaria modalidad para reinterpretar el Car Sharing y el título de propiedad del auto. El lema “todos los Mini son mi Mini” pretende crear una red de compartición de vehículos propios y ajenos. Todos los modelos son idénticos: lo que cambia es su customización. El diseño respeta las formas tradicionales del Mini, y aunque sea autónomo permanecen el
volante, los pedales y dos butacas.

Rolls-Royce Vision Next 100

El Rolls-Royce Vision Next 100 expresa el lujo y la sofisticación de las próximas décadas
El Rolls-Royce Vision Next 100 expresa el lujo y la sofisticación de las próximas décadas

Una premonición del lujo del próximo siglo: la representación de los valores más refinados y brillantes de la mítica Rolls-Royce, tal como lo concibió el equipo de diseño de la firma británica. El proyecto recibió la denominación interna de 103EX y recoge las premisas y consideraciones de sus más exigentes clientes maximizando las propuestas de personalización. Rolls-Royce no promulga con la propiedad compartida que pregona Mini, sino que profundiza el concepto de personalizar al máximo cada pieza de diseño con enfática predominancia del contenido emocional, según los gustos de cada cliente. De ahí que respeta cada símbolo de su tradición y estilo: se mantienen la figura del Espíritu del Éxtasis y la parrilla tipo panteón, las facciones del rostro de la marca. La conducción autónoma prevalece. El volante y los asientos desaparecen. La inteligencia artificial será la única encargada de conducir para 2116 el Rolls-Royce. Y, bautizada Eleanor, también se convertirá en la asistente personal del usuario: aprenderá de sus gustos, sus costumbres, sus horarios, sus salidas, sus preferencias, interpretará sus decisiones, se acercará a recogerlo, hará reservaciones en restaurantes, confirmará reuniones, velará por su seguridad al asociarse de las tecnologías de conectividad con el resto de los vehículos y con las infraestructuras. Básicamente, será la versión del “Auto Fantástico” en la vida real. En el interior habrá una acabada referencia al lujo y a la confortabilidad: la recreación de una sala de estar andante. El Rolls-Royce Vision Next 100 expresará sofisticación, eficiencia, minimalismo, sustentabilidad.

Mercedes-Benz F 015 Luxury in Motion

La firma alemana develó cómo es su concepto de movilidad futura en un modelo exótico
La firma alemana develó cómo es su concepto de movilidad futura en un modelo exótico

El F 015 Luxury in Motion es la creación más vanguardista de la compañía alemana que resume la visión de futuro. Presentado en el CES 2016 de Las Vegas, es un escaparate tecnológico que exhibe todas las ideas desarrolladas por la firma germana en el ámbito de la conducción autónoma. Liberados de la tarea de conducir, el usuario podrá disfrutar del lujoso interior de esta berlina futurista. Es un espacio personalizable, con butacas giratorias, pensado como una sala privado para el descanso, el ocio o el trabajo. El modelo de Mercedes-Benz dispone de más de cinco metros y una silueta aerodinámica, con altas prestaciones de conectividad y dotado de cuenta con un sistema híbrido, gracias a dos motores eléctricos que se alimentan tanto de unas baterías de iones de litio como de una pila de hidrógeno.

Nissan IDS Concept

El concept car de Nissan traduce lo que la firma japonesa entiende como futuro en automoción
El concept car de Nissan traduce lo que la firma japonesa entiende como futuro en automoción

El futuro según Nissan, una de las primeras firmas que más han apostado por la conducción automatizada y los vehículos eléctricos. Presentado en el Salón de Tokio 2015, el IDS Concept es un modelo eléctrico de conducción autónoma con interesantes soluciones. Se trata del primer vehículo de la firma nipona en experimentar el sistema Intelligent Driving, un nuevo concepto de tecnología de inteligencia artificial en la que conductor y vehículo entran en comunicación directa para mejorar la seguridad del manejo. Permite dos modos de pilotaje: la opción Piloted Drive, que asigna al software el control del vehículo, y la opción Manual Drive, que ofrece distintas alternativas de asistencia y sólo corrige la conducción humana gracias a un sistema de sensores. El concept car, con estética futurista y un amplio interior personalizable, dispone de unas baterías de 60 kWh que le otorgan una autonomía de carga de hasta 550 kilómetros. Los anunciantes proyectan su fabricación para 2020. Habrá que esperar para saber si su lanzamiento fue real o no.

Fuente: infobae.com